POR LA CONQUISTA DEL CUERPO A LA CONQUISTA DE LA MENTE






Los primeros yoguis fueron ya los precursores de la ciencia psicosomática, al descubrir por su propia experiencia y verificación que todo lo que atañe al cuerpo repercute en la mente y los estados mentales encuentran una caja de resonancia el en el cuerpo. Ya hace más de cinco mil años, los yoguis empezaron a servirse de su cuerpo como laboratorio viviente para escalar a estados superiores de la consciencia y allanar la larga senda de la autorrealización. Consideraron que el trabajo sobre el cuerpo, cuando es consciente, se convierte en una escalera para adentrarse en el radja-yoga o yoga del control sobre la mente.

El yoga revalorizó la corporeidad como herramienta de evolución consciente y autorrealización. Se trata de convertir el cuerpo en un aliado en el peregrinaje hacia los adentros. Aún cuando el cuerpo, por su propia naturaleza, terminará decayendo, ya que todo lo compuesto tiende a descomponerse, mientras sea posible, el yogui se sirve de él para ir estabilizando la mente. Las posturas del yoga (asanas) son muy variadas, para así alcanzar todas las zonas y funciones dle cuerpo. En el verdadero hatha-yoga todas ellas exigen una fase de detención y por la inmovilidad del cuerpo se va logrando la concentración e interiorización de la mente. La postura se convierte en un medio eficiente para aquietar la mente y favorecer la introspección. Las posturas que aportan sangre extra al cerebro son muy útiles para desarrollar la atención y favorecer un estado de silencio interior. Por un lado revitalizan y por otro sosiegan. Es el denominado sosiego vital o la vitalidad sosegada. Todas las posturas favorecen la unión (yoga) del cuerpo y de la mente.

Nunca debería pasarse por alto que el yoga es no solo una valiosa técnica de control psicosomático, sino tmabien un método de liberación mental y espiritual. Por eso, como ya he dicho en otras ocasiones, son tan necesarios documentales ríos y solventes sobre el tema, como es el de Nicolás Guathier “Sadhaka, la senda del yoga”. Tan desvirtuado y deformado ha sido el yoga, y en especial el hatha-yoga, que todo lo que se haga por mostrarlo tal cual es, bienvenido sea. Como especificara Mircea Eliade, el yoga es “el eje espiritual de la India”, e incluso de Oriente. Nos ofrece un verdadero arsenal de enseñanzas y técnicas para sentirnos mejor y contribuir así el bienestar de los demás y a armonizar las relaciones con las otras criaturas.

Ramiro Calle


No hay comentarios:

Publicar un comentario